Recomendaciones (II): Estimular la demanda

En el post anterior comparábamos el crecimiento económico con el proceso de hacer subir una cuerda por una pared y proponíamos una serie de medidas que eliminaban los lastres del extremo inferior de la cuerda. De igual modo, concluíamos diciendo que eliminar lastres es insuficiente para que la cuerda suba ya que es necesario que alguien tire de ella. En el caso de la cuerda del crecimiento económico, la demanda es la encargada de tirar.

La demanda puede a su vez dividirse en 4 componentes: consumo, inversión, gasto público y exportaciones de bienes y servicios. No obstante, cada uno de estos componentes cuenta en España con serios problemas para poder tirar de la cuerda:

1.- El consumo es realizado fundamentalmente por las familias. Sin embargo, estos agentes cuentan con dificultades para aumentar sus niveles de consumo y así promover el crecimiento económico. Esas dificultades son fundamentalmente: el alto nivel de desempleo, las reducciones salariales, la reducción del valor de la riqueza que mantienen las familias en activos como vivienda, acciones, etc. o la propia amenaza de que alguno de estos acontecimientos pueda tener lugar en el futuro próximo.

2.- La inversión es realizada fundamentalmente por las empresas a través de la compra de bienes de equipo y la ampliación o renovación de sus instalaciones productivas. No obstante, para que las empresas deseen ampliar su capacidad productiva el consumo debería estar en fase creciente lo cual, como hemos visto, no es el caso. Además, muchas empresas rentables no reciben financiación debido a las disfunciones del sector financiero.

3.- El gasto público es ejercitado por el sector público. Las teorías económicas de corte keynesiano recomiendan que el gasto aumente en épocas de recesión incluso aunque ello implique incurrir en elevados déficit públicos y aumentar los niveles de deuda pública. El objetivo de estas medidas es compensar la caída del consumo y de la inversión privada y, a través de las interrelaciones existentes entre sector público y privado, conseguir restaurar la demanda privada. Desafortunadamente, las teorías de corte keynesiano suelen obviar los problemas de financiación del déficit. Así, cuando el endeudamiento es elevado y las perspectivas de reducción futura del déficit son poco halagüeñas, un país podría tener serias dificultades para conseguir financiación. En ausencia de financiación, como es el caso de España, resulta imposible aumentar los niveles de gasto.

4.- Dos tercios de las exportaciones de bienes y servicios españolas se dirigen a países de la UE. La situación económica de la mayoría de estos países es poco mejor que la española con la excepción de Alemania y algunos países nórdicos. Sin embargo, las autoridades de estos países también están llevando a cabo políticas de austeridad, por lo que su potencial para aumentar sus importaciones de bienes y servicios españoles es limitado.

Ante este desolador panorama, ¿quién tiene la suficiente fuerza para tirar de la cuerda? Realmente desde España poco se puede hacer. Dentro de ese poco podemos destacar la labor de las Oficinas Comerciales (Ofecomes) que nuestro país tiene en los países más remotos y del Instituto de Comercio Exterior (ICEX). Estos organismos tienen como misión fundamental promover las exportaciones españolas. Por ello, el buen funcionamiento de ellos resulta fundamental para cambiar de socios comerciales y llevar los bienes y servicios españoles a países con mejores perspectivas económicas como, por ejemplo, los países del Golfo Pérsico y del Sudeste Asiático, China, Brasil, India…

Pero si realmente queremos aumentar la demanda de forma rápida y eficaz son necesarias medidas de mayor calado como el aumento del gasto público. Para ello es imprescindible contar con financiación. El presidente francés François Hollande ha propuesto que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) destine 120.000 millones a la financiación inversiones públicas en países europeos. La cuantía, aunque reducida, debería destinarse a lo que en el post “Recortes: ¿Otro mal necesario” denominábamos inversiones públicas complementarias de la inversión privada. Estas inversiones permiten simultáneamente tirar de la cuerda del crecimiento económico y eliminar lastres del extremo inferior (e incluso empujar la propia cuerda). Entre las inversiones que podrían llevarse a cabo en España con los fondos del BEI podemos destacar:

1.-  Mejora de las infraestructuras de transportes: una parte considerable del coste de los bienes se deriva del transporte de los mismos. Por ello la mejora de las infraestructuras de transporte resulta esencial para garantizar la competitividad de éstos. Entre las mejoras que podrían llevarse a cabo podemos destacar:

  • La construcción de una red ferroviaria de mercancías amplia: el ferrocarril es el medio de transporte más barato y ecológico siempre que los trenes se usen a niveles próximos al 100% de su capacidad y los bienes puedan ser llevados al destino deseado. El hecho de que sea un medio de transporte ecológico no sólo beneficia la preservación del medio ambiente sino que además consigue aumentar la renta nacional. Esto se debe a que el petróleo consumido en España debe ser importado prácticamente en su totalidad de terceros países. De este modo, la reducción del consumo de esta materia prima equivale a una reducción de las transferencias que nuestro país realiza al resto del mundo.
  • La ampliación de los aeropuertos más congestionados, no ya tanto con el objetivo de mejorar el transporte de mercancías sino, más bien, el transporte de viajeros, sobre todo a las zonas de mayor importancia turística, ya que el turismo es una de las principales actividades económicas de España.
  • De igual manera sería deseable mejorar el acceso a las grandes ciudades por carretera para agilizar tanto el transporte de personas como el de mercancías.

2.- Apoyo al sector turístico: ya hemos mencionado que el turismo es una de las actividades económicas más importantes de España. En los últimos años, este sector ha tenido que hacer frente a la competencia de destinos de menor coste como países de Europa del Este o del Norte de África que cuentan con un clima similar al español. Ante esta amenaza, el sector turístico español ha optado fundamentalmente por aumentar la calidad de sus instalaciones tanto públicas como privadas. Por ello, los fondos del BEI podrían ser utilizados para continuar con este proceso de mejora.

3.- Apoyo al sector agrario: el sector agrario, aunque tiene un peso en términos de PIB y de empleo muy inferior al del sector turístico, tiene una gran importancia por varios motivos:

  • Emplea a trabajadores con escaso nivel de formación y de avanzada edad media que difícilmente pueden ser empleados en otros sectores de actividad.
  • Los fondos destinados a este sector se han ido reduciendo paulatinamente debido al elevado peso que llegó a alcanzar en el presupuesto comunitario (80% del presupuesto en 1978). Además, a partir de 2014 los países que se incorporaron a la UE en 2004 y 2007 comenzarán a recibir las mismas ayudas por parte de la Política Agraria Común (PAC) que el resto de socios (hasta ahora existe un régimen de transición). Por ello, cabe esperar que las el presupuesto agrario europeo se divida entre más países sin aumentar considerablemente la dotación del mismo.
  • Desde la Organización Mundial del Comercio (OMC) se presiona para que los países desarrollados reduzcan tanto los niveles de protección comercial como los subsidios que recibe el sector agrario.

Por estos motivos, aunque la política agraria es en su mayor parte una competencia comunitaria, una parte de los fondos del BEI podría destinarse a aumentar la productividad del sector agrario. Esos aumentos de la productividad podrían proceder, por ejemplo, del fomento del regadío, ya que los cultivos de este tipo suelen ser más rentables que los de secano. Dado que España cuenta con unos recursos hídricos limitados, los fondos podrían orientarse a mejorar la eficiencia en el uso de éstos en primer lugar y, seguidamente, construir las infraestructuras necesarias para ampliar la disponibilidad de los mismos y hacerlos llegar a una mayor parte del territorio nacional.

Asimismo, otras medidas positivas para este sector se basan en la integración de la actividad agraria con la industria agroalimentaria mediante la creación de cooperativas de transformación de los productos del campo. De este modo, una mayor parte del valor añadido de los bienes se concentra en manos de los propios agricultores.

Por otro lado, para poder competir con países de bajos costes laborales es necesario apostar por la eficiencia en la producción a través del uso de técnicas más modernas de producción como, por ejemplo, maquinaria menos intensiva en el uso de combustibles. De este modo, los fondos del BEI también podrían subsidiar parte de estas inversiones.

No obstante, la tecnología suele estar disponible más tarde o más temprano para todos los países. Por ello, para mejorar la competitividad es necesaria también la apuesta por la calidad de los productos. En el caso del sector agrario se ha optado por las denominaciones de origen e indicaciones geográficas, que podrían ser promocionadas utilizando los fondos del BEI y a través de la propia actividad de las Ofecomes y del ICEX.

4.- Otros sectores: algunas de las medidas anteriores como la promoción de la calidad y la eficiencia podrían ser aplicables a cualquier otro sector económico. No obstante, a la hora de conceder ayudas públicas se debe ser extremadamente cauto para no infringir la normativa comunitaria en materia de defensa de la competencia.

Todas estas inversiones, aunque entrañan un coste inicial para el sector público, permiten aumentar la capacidad productiva de la economía. De este modo, el nivel de actividad económica privada  y, por ende, los ingresos públicos, serán mayores una vez finalizados estos programas de manera que una parte de estas inversiones podrían autofinanciarse.

No obstante, este aumento de los ingresos públicos podría ser insuficiente para eliminar en el largo plazo el déficit público. Es por ello que nuestro siguiente post versará sobre medidas para la reducción de, a mi juicio, el mayor problema económico de España tras el desempleo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s